El envoltorio tradicional japonés

En Japón el envoltorio (otsutsumi) expresa una refinada concepción estética y espiritual de la materia. Es parte del intercambio y el espacio social entre personas. Se observa en los jardines, en las casas y en los templos, pero también en la cosmética, la gastronomía, las artes y el comercio, como una manera de presentar y dar a ver lo material al otro. Es además un modo de purificar lo que ha de ser entregado y regular lo que puede o debe ser expresado entre el que da y quien lo recibe.

 
 
Ionushi.jpg

Protocolo

Envolver, entregar y ofrecer son gestos básicos que nos permiten cultivar el deseo de atender amorosamente a los demás y profundizar en el respeto a las personas y las cosas. El experto en envoltorio es un maestro de ceremonias y protocolo: un maestro en arte del regalo como arte de la presentación. Ha de determinar las características de lo que se puede o no obsequiar y como ha de ser presentado en función de la ocasión, época del año, estacionalidad, numerología, geomancia, gestualidad y otros aspectos de etiqueta japonesa. En el arte japonés del envoltorio todo obsequio es una ofrenda. Ma, amae y omotenashi, honne y tatemae son algunos de sus principios. Se envuelve en tela o papel y existen distintos estilos envolver en función del grado de formalidad del obsequio.


Diseño

Como nos enseñó Tanizaki, envolvemos para descubrir y comprender mejor la belleza de las cosas. En el diseño del envoltorio influyen aspectos materiales del regalo, como su textura, tamaño, número de objetos a presentar, color, homofonía y la ergonomía  para entregarlo o recibirlo. El envoltorio japonés busca realzar las características del objeto, presentándolo a la mirada en unas condiciones favorables, no necesariamente ocultándolo ni cubriéndolo. Resuelve además el reto técnico de cerrar los paquetes sin cortar y usar cintas adhesivas. Los envoltorios japoneses son adaptativos y existe prácticamente un diseño distinto para cada objeto, en lugar de un único patrón de envoltorio universal. Origlam ha sistematizado estos diseños en tres repertorios o estilos: Samurai, Heian y Mingei.

AlexRamsayPineCherry.jpg

1446395802_3e9607d764.jpg

Energía

En la tradición antigua el arte del regalo como arte del envoltorio buscaba generar armonía y cumplía funciones traumatúrgicas y talismánicas. De esta manera contribuía al control de la energía de los espacios y entre las personas. Colores y materias eran esenciales para obtener estos efectos y son utilizados dentro de una concepción y normas de composición artística taoísta o shinto. El arte del envoltorio (origata) se complementaba con el del nudo (mizuhiki) y el de la caligrafía (shodo). El ideal de belleza japonés es el de una belleza discreta, elegante, natural, contenida y sugerida u oculta, jamás exhibida ostentosamente. El envoltorio demarca un espacio de purificación de la materia y de los sentimientos asociados a ella. Envolvemos con el corazón y desde la energía del plexo solar.